Blogia
Atlante

LOS CONDENADOS.

LOS CONDENADOS. Da gusto ver el fruto de la dedicación de las personas hacia las tareas que le estimulan, sean éstas de la índole que sean (mientras sean respetuosas con los demás, claro está). En “Sangre de Vástago”, el foro de rol dedicado sobre todo a partidas de “Vampiro: la mascarada”, no se puede sino elogiar a tantos directores de juego que dedican sus horas no sólo a divertir a sus jugadores, sino a crear una enorme documentación, las ambientaciones de la partida, con las que los lectores pueden disfrutar y sumergirse en la trama, en el “teatro de sombras” del “mundo de tinieblas”. El trabajo bien hecho tiene que reconocerse así que quería aprovechar mi blog para felicitar a tantos amigos:

Ryan Keazem (junto a sus dos compañeros) por Nueva Orleáns Nocturno. Don Maldonado por Ciudad Real Nocturno. Dhoo por Méxito Nocturno, partida que no juego pero no por ello la voy a omitir, y al equipo de administración de “Sangre de Vástago” así como todos los directores de juego de “Venecia año 1231” y las partidas alternativas: Erciyes, Lucita, Misericordia, Vladimir, Hassan, Irium, Merovingio, McGwalch, Faifolk, Gabriel, Donkyjote, etc, etc...

http://www.sangredevastago.com/sangre/

http://nuevaorleans.sangredevastago.com/

http://ciudadreal.sangredevastago.com/

http://www.ciudadmexico.sangredevastago.com/

Vampiro es uno de los mejores juegos de rol que se mueven por el mercado. De los más jugados y de los que más gente aprecia. Su mente creadora: Mark Rein Hagen consiguió plasmar en él todas las contrariedades del alma humana bajo la metáfora de la bestia vampírica que consume los sentimientos humanos que los vampiros tratan de mantener a salvo, y cómo esos deseos egoístas que nacen del corazón del vampiro lo tratan de alejar de la cordura. Los demás desarrolladores de “White Wolf” fueron un poco más lejos, añadiendo las distintas facetas de aquellos vampiros que habían admitido a la Bestia, convirtiéndose en criaturas inhumanas, así como las historias de los vampiros que luchan contra el yugo de los “antiguos” o de aquellos que adoran a los “antediluvianos”.

Todo comienza con la leyenda de Caín, el primero de los Condenados, al que Dios expulsó a la oscuridad por cometer el acto más atroz. Y así se forja la historia de sus chiquillos y de las generaciones de vampiros que le siguieron:

Y mi hermano, querido Abel,
Me dijo: "Caín, no has traído
Un sacrificio, un regalo
80 De la prima parte de
Tu alegría, para quemarlo
En la ara de Aquél en lo Alto".
Yo lloré lágrimas de amor
Cuando, con mis útiles
85 Puntiagudos, sacrifiqué
Aquello que era la parte
Primera de mi alegría,
Mi hermano.
Y la Sangre de Abel
90 Cubrió el altar, y olía
Dulce mientras ardía.
Pero mi Padre dijo:
"Maldito estás, Caín,
Quien mataste a tu hermano.
95 Como yo fui expulsado,
Así lo serás tú".
Y Él me exilió
A vagar en la oscuridad,
La tierra de Nod.
100 Me precipité en la Oscuridad.
No vi ninguna luz
Y estaba asustado.
Y solo.

Hagen elegía como las maldiciones del espíritu cainita todos aquellos vicios que a veces sobrepasan al autocontrol de los humanos. Los vampiros, no sólo son abrasados por la luz del sol, sino que éste junto al fuego, ambos representando el calor humano, les causan el más intenso rechazo (el “miedo rojo” o “Rotschreck”). El egoísmo humano, que busca el poder a costa de las demás personas es representado por el ansia de sangre que en su faceta más descontrolada, obliga al vampiro a matar incluso a sus seres queridos por satisfacer su antinatural hambre. El deseo de poder y el orgullo desmedido también mueve a la bestia, que no tolera ningún fracaso ni humillación, llevando, cuando así sucede, al vampiro a entrar en el frenesí, la ira que le impulsa a destruir aquello que le causa cualquier malestar.

La lucha contra la bestia lleva al vampiro a perder su humanidad, lo que se representa por el hecho de que cada vez siente menos remordimientos por causar daño a los humanos. Un vástago con baja humanidad es una criatura que desea ser superior a toda costa y que sacrifica lo que hay a su alrededor sin contemplaciones. Cuando la humanidad desaparece por completo, sólo queda un monstruo insaciable, que consume y mata sin contención. Por el contrario, un vástago que alcanza la “Golconda”, la “pax vampírica”, se recluye para no dañar a ninguna criatura viva y en ese estado de suprema empatía y bondad, ya no siente la necesidad de alimentarse de sangre, pues está en paz con todo.

“Vampiro: la mascarada” nació entonces como un intento de mostrar a los jugadores las consecuencias de las acciones de aquellos que se dejan llevar por los impulsos más primarios y agresivos de la especie humana, exagerados en el espíritu de los vampiros. De los cinco libros originales de Hagen, es el que está más cargado de metáforas, de profundidad y también de humanidad. El mejor juego de rol imaginado nunca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Atlante -

Cada uno con su opinión, que nadie duda que a veces va muy lenta la cosa, pero se puede sacar diversión si se insiste. Es cuestión de probar con varios personajes y hacerlos jugables, sociables y a ser posible importantes para la crónica, que son los que realmente tienen siempre algo que hacer.

Anónimo -

Si quereis una opinión diferente sobre sangre de vastago.

Hay mucha dedicación sí, pero es poco útil. Se pasan la vida preparando y reorganizando, y se juga y se interpreta poco porque el ingente número de narradores se ha creado la necesidad de controlarlo todo.

Y allí sólo se divierte el pequeño grupo mencionado por el autor de este blog. Al resto les tienen para hacer palmas.

Mi recomendación: Hay en la red mejores partidas en las que meterse.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres