Blogia
Atlante

El extraño caso de la conversión temporal de Gataparda

Llevo siendo amigo de Gataparda desde hace unos años y a mí, al menos, nunca me ha podido engañar. Esta ferviente admiradora de Freud únicamente cree en el sexo y no tiene pensamiento alguno libre de esa influencia. Una y otra vez me ha incitado a retozar con ella y he tenido que sortear constantemente sus insistentes intentos de engatusamiento.

Hasta hoy sin embargo no sabía hasta donde podía llegar en su insaciable lujuria, ni cuál era el elenco de personalidades que ya había seducido y extenuado frente a su chimenea. Pero atentos ante el notición que brindo al mundo: El Papa y la Gataparda... ¡son amantes!

Sí, igual de estupefacto estoy yo por el descubrimiento. Nunca creí que algo así fuera posible, ¡es inaudito!, pero es cierto: la fe hace milagros, la insaciable Gataparda hace milagros, la Viagra hace milagros y cuando todos esos factores se combinan... ¡TOMA MILAGRO!

¿Cómo si no se puede explicar la imagen de arriba? El Papa, en una fotografía, obtenida con móvil por algún avezado blogger de algún lugar de esta península murciana, pocos días después de su visita a Valencia, se encuentra tirado boca arriba con expresión de total satisfacción y con un rabo enorme entre las piernas. Es evidente que acaba de hacerlo con la Gataparda pero el aparato permanece enhiesto, ¿de cuántas noches de lujuria se ha aprovechado la gata con el representante de Dios enviagrado hasta los bigotes y engañado con la creencia del amor puro que ella le profesaba?

¿Cómo si no se puede explicar esta otra imagen? Es el historial de mi navegador y fijaos en la página que hay marcada, mirad la etiqueta amarilla que se muestra abajo. No cabe duda alguna, hoy, a las 9:23 de la mañana, he visitado la página del encuentro mundial de la familia ¡a través de la página de Gatopardo! Sí, he escrito la url de Gatopardo, pero no me ha llevado a su blog, sino a esta página.

Aquí abajo está la ficha de propiedades. Pude visitar cuatro veces la página de la gata, redirigida hacia el V encuentro mundial de familias. No es broma, manipulación, ni imaginación mía, sino la impactante realidad que algún significado ha de tener.

Mi mente preclara pronto ha encontrado la respuesta al enigma. El Papa acudió a la Gataparda y le dio tal repaso que quedó profundamente dormida tras el éxtasis. Durante esos momentos, el Alto Representante pegó el cambiazo a su página, pues creía haber salvado su alma, y todos los que la visitamos asistimos sorprendidos a una espontánea conversión de ella a la fe cristiana.

Pero no fue así. La gata, recuperada del éxtasis sexual y deseando incentivar más a su amante, que digo... ¡víctima!, pronto retomó el estado original de su página, que se sigue pudiendo visitar aquí.

Lo que demuestra la insospechada peligrosidad de esta mujer. El Papa, a estas alturas de la mañana, ya debe estar dando uso de nuevo a su rabo, pero cuando ni el Viagra pueda alzarlo, ¿qué será de él?

¿Qué será de él?... por si acaso que vayan avisando ya a los cardenales con derecho a voto... Al menos murió como todos los hombres hemos deseado siempre. Lo que yo me pregunto es... ¿se puede entrar en el cielo llevando el pito... así?

------------------------

Actualizado a las 15:57. La gataparda niega los hechos, pero el Papa mantiene un sospechoso silencio. http://gatopardo.blogia.com/2006/071601-gatopardo-secuestrado-por-un-cracker-celoso.php

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Ninguno -

sin comentarios...

Nere -

JAJAJajjajaja Muy bueno Atlantis, ¿sabes que de este tipo de cosas vive toda la televisión de este país? Lo digo por si fallan otras opciones de ganarse la vida

Jajjaja, un beso y gracias por hacerme reir un rato.

Gatopardo -

¡Cómo me entere que eres tú quien le ha dado la noticia a Alimaña News del profesor de Aznar, la vamos a tener!

Hannah -

¡Te has superado a ti mismo, amigo Atlantis! :-))))))

Un abrazo entrañable

Hannah

Zuriñe -

La lujuria de la gata es infinita, hasta a los ex nazis reconvertidos a papa hace babear.

Gatopardo -

Nunca digo con qué hombres me acuesto: ya están ellos para contarlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres